El género epistolar.

La semana pasada, el viernes concretamente, después de subir el post semanal a este blog, me llama por teléfono una de mis hijas comentándome que tiene que presentar un trabajo literario sobre el género epistolar y me pide que le comente algo al respecto. Ello hace que esta semana, aprovechando la ocasión, lo abordemos en este lugar.
“Epístola” que es un sinónimo de “carta”, aunque en este tiempo es un término arcaico, sin embargo a lo largo de los tiempos literarios ha sido una modalidad que no se ha dejado de utilizarse del todo. Miremos atrás, muy atrás, y nos encontramos a “Pepita Jiménez” de Juan Valera. También, así de sopetón se me viene a la mente, la novela vampírica “Drácula” de Bram Stoker, allá por 1887, llevada en numerosas ocasiones al mundo del cine.

Es, sin lugar a dudas, un recurso narrativo que ha sido utilizada por escritores románticos como Goethe en su “Joven Werther” o en “Lady Susan” de Jane Austen. También los escritores rusos utilizaron con frecuencia este tipo de género. Sin ir más lejos, la primera novela de Dostoyevski titulada “Pobres Gentes”, son unas series de cartas escritas entre dos protagonistas. Tengo que volver a nombraros un libro que en el reciente pasado post tuvo cabida. Y, en el tema que nos ocupa está más que justificada su presencia, me refiero a “84, Charing Cross Road” de Helene Hanff. Más que una novela, es solo una recopilación de las cartas que la autora tuvo con los dependientes de la librería londinense sita en el domicilio que le da título a este libro. Culta, adaptada al cine y al teatro es una maravilla de obra que todo lector debería disfrutar. Seguimos nombrando epistolares, encontrándonos con “Las amistades peligrosas” una famosa novela escrita por Pierre C. de Laclos, publicada en 1782. En ella se narra el duelo perverso y seductor de los miembros de la nobleza francesa, que ha sido llevada al cine en distintas versiones.

Un libro epistolar que me impacto y me gustó muchísimo, leído en el Club de Lecturas “Lectio Legens” de Ojén, es “La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey” de Mary Ann y Annie Barrows. Sí, fue escrita por dos autoras. La primera de ellas casi termina la obra, pero su estado de salud y muerte posterior hace que su sobrina Annie la concluyese. Nos cuenta la historia de una escritora instalada en Londres que intercambia cartas con algunos apasionados por la lectura de la isla de Guernsey, con el desarrollo del final de la Segunda Guerra mundial como telón de fondo. Es un libro altamente recomendable, además de muy divertido.
Llegan los tiempos modernos, las cartas aparecen cada vez menos, pero este género y la literatura sobreviven, adaptándose a todos los instantes de la historia encontrándonos con la fresca novedad de “Contra el viento del norte” de Daniel Glattauer, donde los correos electrónicos es el medio de comunicación de dos personajes muy peculiares. El autor tiene el don para hacer que el lector no pare de leer consiguiendo un libro fresco, divertido, con una fácil lectura.

Para no cansar mucho, nos toca compartir. Por eso os pido opiniones, dejando estas preguntas:

¿Os gusta este género?
¿Qué libro epistolar nos recomendarías?
¿De los reseñados, has leído alguno?

Gracias siempre por darle calor a este lugar con tu presencia.
¡Un abrazo!