Los libros leídos en 2017.

No es la lista de Schindler, ni nada que se le parezca. Como bien aparece en el subtítulo vamos a hablar hoy de los libros leídos en este 2017 que se nos va.
Los primeros días de Enero, entre mis manos, tuve “El laberinto de los espíritus” de Carlos Ruíz Zafón. Con este título cerraba la historia del Cementerio de los libros olvidados. Buen final, la verdad que sí. Un personaje nuevo aparecía en esta última entrega y, se convertía en la estrella de este último volumen, eclipsando a otros personajes como el propio Daniel Sempere, muy desdibujado, triste y sin esa complicidad con el lector. El personaje al que me refiero es Alicia Gris, todo un torbellino que cierra la historia de la librería de los Sempere.

“La carne” de Rosa Montero le siguió después, tuve la ocasión de acudir a su presentación. Es una gozada ver a alguien hablar así de literatura. Su libro regular, una mujer mayor que contrata un gigolo y, poco más.
“Falcó” de Pérez Reverte, una historia de detectives, mafias y demás. Libro entretenido, bien hilado, pero sin más. A continuación apareció “Todo esto te daré” de Dolores Redondo, un premio Planeta con la historia de dos hombres. Entretenida, moderna y atrevida.
“Terapia amorosa” de Daniel Gauthier. Obra genial, me divertí mucho con su lectura. Diversión a borbotones, giros y sorpresa. Altamente recomendable. Y no menos la que vino a continuación La dama del perrito” de Anton Chejov, toda una obra maestra, y que es una joyita literaria. Ni que decir, que es más que recomendable. (En el enlace que existe al pinchar el título, podrás descargártela en pdf).

Se acercaba la primavera y el buen tiempo. Los thriller literarios se asomaban. “La pareja de al lado”  de Shari Lapena, emocionante, me la “bebí” de un tirón. La acabas y le sigues dando vuelta a todo lo ocurrido. La actualidad política estaba presente en esa época primaveral, y me dispuse a leer “El Psoe en su laberinto” de Ainara Guezuraga, un libro de investigación política que estaba a la altura de cualquier novela.
Juan José Millás siempre suele aparecer entre mis lecturas y, en esta ocasión con dos títulos “Desde la sombra” y “Mi verdadera historia”. Interesante como siempre, sacándote una sonrisa cuando llegas al final. Repetí a Daniel Gauthier con “Un regalo que no esperaba”,divertida, ágil con su clásicos giros que sabe darle a la historia que no deja indiferente al lector de turno.
El misterio volvió con dos novelas muy buenas y que tuvieron a lo largo de este año mucha aceptación por el público, “La sustancia del mar” de Luca De Andrea, y “Escrito en el agua” de Paula Hawkins, famosa por su anterior publicación “La chica del tren”. En Agosto, cambié de registro con “Arenas blancas” de Geoff Dyer, un libro de viaje muy bien escrito y que considero de lo mejorcito que he podido leer de este tipo de género. El humor que no falte y así ocurrió con “Entre pólvora y canela” de Eli Brown, una disparatada historia de piratas y fogones.

Llegaba septiembre, un clásico me rondaba “Los renglones torcidos de Dios” de Torcuato Luca de Tena, ya en su día lo leí, pero era lectura del mes del club de lectura de mi localidad y, como no podía ser de otra forma me puse a releerlo. Muy recomendable.
Un mozo de escuadra me sorprendía con una novela muy bien lograda, Víctor del Árbol con “Por encima de la lluvia”. Sorprendente y muy gratificante. “El resto de sus vidas” de Jean Paul Didier, una novela que me recomendaron, pero que a mí personalmente no me aporto mucho, la vi regular.
El libro 19 leído se llama “Clarissa” de Stefan Zweig. Ya sabéis lo que opino de él, pero no lo puedo ocultar es que esta obra está también genial, con un personaje soberbio. Mientras te escribo estas líneas llevo a la vez dos libros, espero acabar al menos uno de ellos antes de final de mes, el premio Planeta de este año Javier Sierra con “El fuego invisible” y un libro del famoso Leopoldo Abadía “Abuelo con un ataque de nietos”. Tuve la ocasión de conocer a esta gran y emotiva persona, en la presentación precisamente del libro que he mencionado. Es un genio, da gusto hablar con él. Lucidez por doquier, a sus 84 años.

¡Te toca! Síiii a ti. “Porfa” cuéntanos los libros que hayas leído en este año que se nos va, o al menos aquellos que recuerdes.
FELIZ NAVIDAD os deseo, además de agradecer vuestras andaduras por este blog. También un mejor AÑO 2018. Nos volveremos a ver después de Reyes, os tengo preparada una sorpresa que os va a gustar a los paseantes de este rincón. Abrazo de oso.