¿Cómo ordenas tu biblioteca?

 

El otro día buscaba un libro de Alberto Méndez, concretamente “Los girasoles ciegos”.  Me lo había pedido mi hija para un trabajo del instituto. Sabía que lo tenía, lo leí hace ya algunos años. Cuando me puse a buscarlo no lo encontré, después de casi media hora mirando libros en una estantería y otra. En un cuarto y en el otro también. Debí dejarlo porque la búsqueda no dio el resultado apetecible, que no era otro que el encontrarlo.

Además de comprar uno nuevo, me dio que pensar en el tema de organizar semejante cantidad de libros sin desfallecer en el intento. Me puse a mirar y hablar con lectores que me constan tienen también una cantidad importante de libros, y tuve ocasión de leer un manual de ordenaciones en el que se señalaba una serie de clasificaciones que pueden parecer perfectas o desechadas para cada cual.
Te voy a enumerar algunas de ellas y después, eso sí, me das tu opinión sobre ellas, o nos comenta alguna otra distinta a las que se va a relacionar. Va a ser divertido y quizás a algunas personas nos venga bien, me incluyo entre ellas.

• Ordenación por orden de lectura.
El método más romántico de todos, uno va ordenando su estantería o peldaños con los libros que va leyendo, ese sería el orden. Aunque en el paso del tiempo y la cantidad de libros leído, va jugarle una mala pasada a tu memoria y buscar un título será un caos.
• Ordenación por autor.
No es un mal método siempre que no fuesen tal cantidad de autores, aunque quizás una balda o dos de la estantería podría ser interesante completarla con tus autores favoritos. Pero después volveríamos al revuelto, al caos.

• Ordenación alfabética.
Esta fórmula es más un clásico de los grandes almacenes y librería al por mayor, por practicidad de los vendedores. En una librería, en la tuya o la mía, pienso que sería un batiburrillo poco elegante que sería horroroso.

• Ordenación por colores.
Las personas que eligen el primer golpe de vista quizás opten por esta opción, pero sin lugar a dudas para mí, al menos, es la peor de todas ya que se tienen los libros como si fuesen un adorno, sin valorar el contenido, autor, ni nada. Solo la estética a la vista.

• Por género literario
Un clásico entre los clásicos. La novela con la novela, la poesía con la poesía, el teatro con el teatro. Es un tema tan perfecto que no me gusta, y además habría que catalogar, y hay obras que no es fácil catalogarlas.

• El más absoluto caos
Es un método que cuenta con el encanto del desaliño. Demuestra pasión por la lectura. Y con la dificultad de la búsqueda encontramos joyas olvidadas, como una especie de segunda oportunidad.

Hay otras ordenaciones, como “la idiomática”, “por nacionalidad de autor”, la “clasificación decimal universal” (la de las bibliotecas) y por último la que “decida el instinto” que debe ser el desastre total.

Acompañantes, cuéntanos algo:

¿Cómo es tu librería?
¿Cómo esta ordenada?
¿Cuál de los métodos señalados te gusta más? ¿Y menos?
¿Otro tipo de ordenación?

Gracias mil, por estar siempre ahí. Os quiero, acompañantes.