Los audiolibros se ponen de moda

Somos muchas las personas que el acto de leer es un auténtico placer.   Cierto es, que las prisas y las nuevas de consumir libros han hecho que la lectura tenga una nueva versión.  Hay narradores profesionales que nos leen, recordándonos cuando nuestros padres nos leían de pequeños.

Hablando con un amigo escritor me decía que hay bastantes razones por las que está de moda escuchar audiolibros: No requieren pantalla lo que hace que nuestra vista descanse, y también hace que nuestra imaginación se active; nuestras prisas, nos hace compaginar su escucha haciendo otra tarea; es fácil de llevar y no ocupa espacio, además va contigo en tu móvil haya donde vayas.

También tiene muchos críticos, hay que reseñarlo.   ¿Es literatura? Es la cuestión primera que ponen sobre la mesa los contrarios a esta moda.   ¿Tú qué opinas?

-¿Has oído (leído) algún audiolibro?

-¿Qué opinas de esta nueva versión de “leer”?

Como es habitual en este blog, quién pregunta se tiene que mojar, y voy a ello.  A mí personalmente, me parece que es bienvenido, se trata de sumar lectores y, escuchando un audiolibro es una forma de leer, de imaginar y, al no requerir pantalla la imaginación está presente.   Además, no olvidemos que las “audiotecas” siempre han existido, esos medios de grabación para personas que no podían ver.  Cierto es, que era audios muy caseros  con una sonoridad pobre.  

Hoy en día, con unos narradores profesionales le dan una categoría de calidad a los audiolibros que hay que reconocer que suma más que resta al siempre mundo mágico de los libros.

Cuando publiqué mi segundo libro, Té quiero, la editorial me facilito como herramienta de marketing, un pequeño audiolibro que recogía las primeras páginas.  Si pasas por mi pagina web, en la portada, podrás oír ese trocito de audiolibro. https://www.diegosantosmarquez.com/

Lo prometido es deuda, antes de acabar, contaros algo de la novela, que sigue en el proceso de edición.  Mira, en esta ocasión te voy a descubrir que el sitio donde transcurre la historia es en Cantabria, en concreto en Santander capital y en Santillana del Mar.

Como siempre, gracias por tu visita, nos seguimos viendo por estos lares.

Hasta la próxima.

Diego Santos